K.O.L. Líder de Opinión: un relato ágil y despiadado para explorar la cara oculta de la medicina contemporánea. Encárgala en cualquier librería o consíguela en eBook.

jueves, 29 de enero de 2015

K.O.L. Líder de Opinión: Primer Capítulo Completo

Se Acabó (c. 2007) 

Rafael la miró directamente a los ojos. Como antes. Carmen no pudo evitar un estremecimiento que le venía de muy dentro. Hacía bastante tiempo que su marido no la miraba así. Sintió que algo debía ir verdaderamente mal. Conocía bien a su marido y le quería. Confiaba en él. Había visto esa mirada otras veces. Pocas. Que Rafael llevaba meses intranquilo ya lo sabía. Que daba a veces contestaciones bruscas – algo nada habitual en él – para venir luego a disculparse, nervioso y confundido. Que no lo veía tan contento como antes. Que evitaba constantemente hablar de su trabajo. Había intentando sin éxito abrir el caparazón varias veces. Unas veces él había desviado el tema. Otras veces, objetaba sus dolores de cabeza, que ahora parecían más frecuentes. La más de las veces decía que tenía sueño o cansancio, mostraba una sonrisa amable y un “déjalo, Carmen”. A veces, sólo el silencio o un toque de impaciencia: “¡Déjame ya en paz, por favor!”. Había vuelto a fumar. Lo pillaba hablando sólo delante del ordenador. Musitaba entre dientes con frecuencia: “Esto tiene que acabar”, o “Tengo que acabar con esto”. “¿Acabar con qué, Rafa?”, había dicho Carmen, entre tierna y preocupada, sorprendiendo lo que imaginaba una intimidad atormentada. Y quedaba como siempre sin respuesta o con escuetas evasivas, de modo más o menos brusco. Carmen lo atribuía a la educación típicamente masculina: digerir él sólo un problema que excedía toda su capacidad de resolver y morirse de ansiedad sin comunicar nada a la persona que más quería en este mundo – y ella lo sabía – sólo por apartarla del frío y la humedad del chaparrón de ahí fuera.

Ahora parecía que por fin iba a enterarse de algo. Debía de ser particularmente importante, porque su marido había preparado cuidadosamente el lugar, el momento y las circunstancias. Había llevado a los niños a casa de unos amigos a pasar la tarde, le pidió que apagara el móvil y que fueran al salón, que quería hablar con ella. Ahora estaban sentados frente a frente en la calidez y comodidad del salón de la casa familiar. El alma de su hogar estos últimos años.

“Dime, cariño”, se arranca Carmen. Pero Rafa parece no saber cómo. Carmen lo observa cuidadosamente, a sabiendas de que en estas ocasiones es un parpadeo de más o de menos, una mirada perdida o fija, o quizás nerviosa, una sonrisa tranquila o forzada, o fingida, un cabeceo no habitual, una posición extraña de las manos o el movimiento involuntario de ellas, o todo ello, de un modo a la vez indescriptible e intuitivo, lo que te va a decir mucho, muchísimo más que las palabras concretas que van a salir de la boca de la persona que tienes delante. Que la ocasión es delicada, ya lo sabes. Qué se está jugando, no. Tienes que desplegar toda tu capacidad de observación para no perderte un solo matiz a fin de que consigas toda la ventaja posible en una sola palabra, en un solo gesto. Así, sólo así se ganan las batallas. Y por ende, las guerras. Las más importantes, las de la vida. Carmen sabe todo esto, pero pese a ello siente todo un escalofrío de inquietud. Se sorprende a sí misma frotándose las manos con nerviosismo. Ha pasado una milésima de segundo. Desea que hable, pero sabe que no puede ni quiere agobiarle. Que no puede precipitarse con un par de preguntas nerviosas probablemente fuera de lugar. Un torrente de pensamientos acude vertiginosamente a su mente. Intuye, no sabe por qué, que su matrimonio no está en juego. Que ése no es el problema. Que no hay otra. Que su marido no se va, ni sale del armario, ni nada parecido. Que no es tampoco un problema de salud. Que no le va a decir que tiene leucemia, ni un tumor cerebral, ni nada de eso. Que tampoco le han echado del trabajo. Entonces... ¿Qué?

Ya no es una milésima de segundo. Ahora se oye decir un “Bueno, tú dirás”, no exento de un tonillo de impaciencia. No ha parado de examinarlo, escrutando todo lo que sus palabras no dicen. Y está cada vez más sorprendida. Rafael, su Rafa, ha cambiado. Nada que ver con ese semblante intranquilo, vacío de sí mismo, de los meses pasados. Se acabó ese tormento interior que lo devoraba y que nunca quiso compartir. Los ojos están posados en ella y parpadea tranquilo, sólo para mantenerlos húmedos. ¿Esboza una tenue sonrisa? Las manos sobre la mesita del centro parece que no buscan nada, que ya hallaron. O que se hallaron. Sólo faltan las palabras. Que parecen que ya encuentran su camino.

-Se acabó - dice Rafael al fin. Ganando en cada una de estas dos palabras el punto de la serenidad perdida hace tantos meses.
-¿Se acabó el qué, Rafa? - Contesta Carmen cada vez más extrañada. Cada segundo que pasa se ve a la vez reconfortada por la tranquilidad que le transmite la mirada de su marido y más nerviosa por la profunda perplejidad de no entender nada de lo que está ocurriendo. La tortuosa confusión la desconcierta y la angustia: ni sabía por qué sufría su marido hasta hoy mismo, ni cómo todo ello parece aclararse de repente, como el olor límpido del campo tras la tormenta.
-Se acabó mi relación con ellos – replica Rafael con calma, sin tener ninguna prisa en acabar la frase. Parece que se recrea en decirla.
ura Mientras más tranquilo esta él, menos lo está ella. ¿En qué líos ha estado metido este hombre? No puede evitar ese frotarse las manos involuntariamente que siempre delató su ansiedad.
-Ellos... – Replica Rafael por toda respuesta, como si esa palabra fuera suficiente o como si no pudiera ser más explícito. Respira con profundidad, sintiendo el aire entrar y salir de sus pulmones como hacía tiempo que no lo hacía, y mira con ternura a su querida compañera de vida, que en estos momentos es la viva imagen de la interrogación.
-¿Ellos?... ¿Quiénes son ellos? ¿Te habías metido en alguna secta? – Carmen está cada vez más confundida. Veintidós años con un hombre y sigues sin conocerlo.

Pero Rafael ya no puede hablar más. Se levanta ahora con una alegría infinita que le desborda los ojos, que le hace sonreír como no lo hacía desde el nacimiento de sus hijos, se le aproxima lentamente, la abraza, la besa y tiene aún tiempo para volver a hundirse en su  mirarla y decirle:


– Siéntate, cariño, que te voy a explicar quiénes son ellos.

Texto protegido por copyright

Nota: ver la temática de la obra en la presentación expuesta en la parte superior de la columna de la derecha del blog.

***

¿Y dónde lo encuentro o lo encargo? En amazon (picar aquí) o en tu librería habitual - no disponible por el momento en macrolibrerías tipo El Corte Inglés o Casa del Libro -. Sólo es preciso proporcionar el título (K.O.L. Líder de Opinión), el nombre del autor (Federico Relimpio Astolfi), la editorial (Anantes) y, si es preciso, el ISBN: 978-84-939770-8-5  


También puede conseguirse directamente a través de Anantes (sea a través del móvil directo 616055103 o la  página web de la editorial, picar aquí).

Libro electrónico (eBook) disponible en varias plataformas:


Versión eBook Kindle amazon a través de amazon.es (€) Picar aquí.
Versión eBook Kindle amazon a través de amazon.com (US $)Picar aquí.
Versión eBook en venta a través de web FNAC. Picar aquí.
Versión eBook en venta a través de web El Corte Inglés. Picar aquí.
Versión eBook en venta a través de web Casa del Libro. Picar aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada